Aislamiento de microsporum spp. en dermatofitosis en pacientes de la región de Valparaíso – Chile

Microsporum spp. isolation in patients with dermatophytosis in region of Valparaíso - Chile

Autores | Contacto

R Cruz 1, L Carvajal 1, S Perez 2 y V Rodríguez 2

1 Académicos Laboratorio de Micología Universidad de Valparaíso. Chile.
2 Alumnos Escuela de Medicina Universidad de Valparaíso. Chile.

Laboratorio de Micología. Universidad de Valparaíso, Chile. Hontaneda 2356. Valparaíso. Chile.

Autor responsable: Rodrigo Cruz Ch. Mail
E-mail: rcruzchoappa@gmail.com

Conflictos de interés: declaramos no tener conflictos de interés.
Financiamiento: Laboratorio de Micología Universidad de Valparaíso. Chile.

Recibido: 11.01.2017
Aceptado para su Publicación: 27.02.2017

Dirección
Dra. Mirta Cristina Verdi

Resumen | Palabras Claves

RESUMEN

Introducción: las dermatofitosis por Microsporum spp. son  infecciones frecuentes y han experimentado cambios en los distintos continentes, durante los últimos años.
Objetivo: conocer las especies del género Microsporum que causan dermatofitosis, además de analizar las diferencias según sexo, edad y localización de estas infecciones, en pacientes de la región de Valparaíso.
Materiales y Método: se revisaron los informes emitidos por el Laboratorio de Micología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valparaíso, durante el período 2002-2016. Se seleccionaron los informes de pacientes con examen microscópico directo con hifas, artroconidios y/o microconidios, además de cultivo con desarrollo de alguna especie del género Microsporum. En una planilla Excel se registraron las variables de edad, sexo, ubicación de la lesión, resultado del examen microscópico directo e identificación de la especie.
Resultado: se incluyeron 285 pacientes, el 61,4% fueron mujeres, con un promedio de edad de 16 años. El grupo de los menores de 8 años fue el que presentó más infecciones, seguido por el de 16-35 años. Las localizaciones más frecuentes fueron cuero cabelludo y uñas. La tiña capitis se diagnosticó principalmente hasta los 35 años, luego de lo que predominó la onicomicosis de pies. El agente que se aisló con mayor frecuencia fue M. canis, seguido por M. gypseum.
Conclusiones: las mujeres y los menores de 8 años presentaron la mayoría de las dermatofitosis por Microsporum spp. La tiña capitis fue la localización más frecuente, especialmente en niños y la onicomicosis fue la segunda en frecuencia, principalmente en adultos. M. canis fue el agente más frecuente, seguido por M. gypseum.

PALABRAS CLAVE: dermatofitosis, Microsporum.

SUMMARY

Introduction: the dermatophytosis caused by Microsporum spp. are frequent infections that have been undergone through changes in the different continents during the last years.
Objective: to know the species of the Microsporum genus that cause dermatophytosis, besides to analyze the differences according to sex, age and location of these infections in patients from the region of Valparaíso.
Materials and Method: the reports issued by the Mycology Laboratory of the University of Valparaíso during the period 2002-2016 were reviewed. Patients who had lesions compatible with dermatophytosis, direct microscopic examination with hyphae, arthroconidia and/or microconidia, and culture with development of some species of the genus Microsporum were selected. In an excel file, the variables of age, sex, location of the lesion, direct microscopic examination and identification of the species were recorded.
Results: 285 patients were included in this study, 61.4% of them were women, with a mean age of 16 years. The group of children under 8 years old present greater quantity of infections, followed by the group of 16 to 35 years old. The most frequent locations were scalp and nails. The tinea capitis was diagnosed mainly until 35 years old, after which the foot onychomycosis become predominate. The agent that was most frequently isolated was M. canis, followed by M. gypseum.
Conclusions: women and children under the age of 8 years presented the most infections. Tinea capitis was the most common site especially in children, and onychomycosis was the second most frequent, mainly in adults. M. canis was the most frequent agent followed by M. gypseum.

KEY WORDS: dermatophytosis, Microsporum.

Artículo | Referencias

INTRODUCCIÓN

Los dermatofitos son un grupo de hongos filamentosos superiores, constituidos por los géneros Trichophyton, Epidermophyton y Microsporum. Son causantes de micosis superficiales de la piel y sus anexos y son comúnmente conocidas como tiñas 1,2. Algunas especies pueden degradar la queratina en la naturaleza (geofílicas), otros en animales (zoofílicas) o en los humanos (antropofílicas) 2.
La descripción del género Microsporum se inició en 1843, cuando Gruby identificó a  M. audouinii. Actualmente, el género incluye a varias especies patógenas para el hombre, sin embargo, las más frecuentes son M. canis y M. gypseum 1,3. Por su expresión fenotípica el género se caracteriza por la presencia de macroconidios con paredes gruesas, además de la presencia de microconidios. La fase teleomorfa pertenece al género Arthroderma que es miembro de la familia Arthrodermataceae 4.
Las presentaciones clínicas más frecuentes son la tiña capitis, corporis, pedis, plantar, palmar, cruris e incluso onicomicosis; no obstante ello, el querión de Celso es la más complicada y difícil de tratar 5.
En los últimos años, se han descrito cambios epidemiológicos y clínicos de estas infecciones en distintos lugares del mundo, lo que probablemente está determinado por los estilos de vida y los lugares de residencia de los pacientes 6. En Chile, al igual que en otros países se describe al M. canis, como el agente más frecuente dentro del género y aislado principalmente en tiña capitis de niños prepúberes 1,7,8.
El objetivo de este estudio fue conocer las especies de Microsporum que causan dermatofitosis, además de analizar las diferencias según sexo, edad y localización de estas infecciones, en pacientes de la región de Valparaíso.

MATERIALES Y MÉTODO

Estudio descriptivo y retrospectivo: se revisaron todos los informes emitidos por el Laboratorio de Micología de la Universidad de Valparaíso, entre los años 2002 y 2016.

Criterios de inclusión: se seleccionaron aquellos informes de pacientes con  examen microscópico directo con hifas, artroconidios y/o microconidios (Figs 1 y 2), además del  cultivo con desarrollo de alguna especie del género Microsporum.  En una planilla Excel se registraron las variables de edad, sexo, ubicación de la lesión, resultado del examen microscópico directo e identificación de la especie.


Fig 1: se observan microconidios en mosaico en una muestra de cuero cabelludo. KOH 20%. 40X.


Fig 2: se observan hifas septadas en una muestra de raspado de piel. KOH 20%.40X.

Diagnóstico micológico: las muestras de las lesiones de los pacientes fueron obtenidas por personal capacitado y depositadas en placas de Petri estériles, para evitar contaminación ambiental. El examen microscópico directo se realizó con KOH al 20%, para detectar la presencia de elementos fúngicos mediante microscopía óptica (Leica DM 500). El cultivo se realizó en agar Sabouraud (glucosa, 20 g; peptona, 10 g; agar-agar, 20 g; cloranfenicol, 0,25 g; agua destilada, 1000 ml) y agar Lactrimel (harina de trigo, 14 g; miel, 7 g; leche de vaca desnatada, 14 g; agar, 14 g; cloranfenicol, 0,25 g; agua destilada, 1000 ml), ambos preparados en el laboratorio e incubadas a 27 y 37°C durante dos semanas. En los casos en que hubo desarrollo de Microsporum spp. se traspasó además a medio de arroz (arroz estéril en placa Petri) por dos semanas. La identificación de cada especie se realizó por morfofisiología, considerando todas las características de las colonias (Figs 3 y 4), su crecimiento en medio de arroz y las microscópicas, especialmente de los macroconidios (Figs 5 y 6).


Fig. 3: colonia de Microsporum canis, con crecimiento rápido de aspecto velloso y  pigmento amarillo.


Fig 4: colonia de Microsporum gypseum, con crecimiento rápido, pulvurulenta y de color canela o ante.


Fig. 5: se observan macroconidios de forma navicular, con paredes gruesas y rugosas, con 6 o más lóculos en su interior. Tinción de lactofenol con azul de algodón. 40X.


Fig. 6: se observan macroconidios con forma fusiforme y puntas romas, de paredes gruesas y rugosas, con menos de 6 lóculos en su interior. Tinción de lactofenol con azul de algodón. 40X.

RESULTADOS

El total de pacientes con dermatofitosis por Microsporum spp. fue de 285, con un  61,4% (175) de mujeres y un promedio de edad de 16 años (1-76 años).

En la clasificación arbitraria por grupos edad, predominó el grupo de los menores de 8 años, seguido por el de 16-35 (Gráfico I).


Gráfico I: Número de casos según grupos de edad y sexo.

Las localizaciones más frecuentes donde se aislaron los hongos del género fueron: cuero cabelludo y uñas (Gráfico II), principalmente en mujeres (Gráfico III).


Gráfico II: Distintas localizaciones de las dermatofitosis por Microsporum spp.


Gráfico III: Número de casos según  localización y sexo.

La tiña capitis se diagnosticó principalmente hasta los 35 años, luego de lo que predominó la onicomicosis de pies (Tabla I).

Tabla I: Número de casos según localización y grupo de edad.

El agente que se aisló con mayor frecuencia fue M. canis, seguido por M. gypseum (Gráfico IV). En un 8 % de los aislamientos no se pudo identificar la especie, debido a que no presentaron  características morfofisiológicas propias de cada especie.


Gráfico IV: Especies de Microsporum aisladas en todas las localizaciones.

DISCUSIÓN

Las infecciones causadas por Microsporum spp. tanto de la piel como de los anexos, son comunes y un desafiante problema en Dermatología. Cambios significativos en la epidemiología, etiología y patrón clínico de estas infecciones, se han observado en los últimos años en distintos continentes 6,9.
En nuestro trabajo las infecciones se presentaron principalmente en mujeres de distintas edades; esto coincide con algunos trabajos realizados en América Latina, sin embargo, actualmente se considera que no existe mayor diferencia por género en niños, sí en mayores de 16 años donde existe una proporción de 3:1 a 6:1 a favor de las mujeres 6,9,10,11.
En nuestra serie, el grupo de los menores de 8 años fueron los más afectados, lo que es coincidente con trabajos nacionales y extranjeros 1,6,10,11.  Esto se debe a que son el principal grupo de riesgo para tiña capitis, por su menor producción de sebo en cuero cabelludo, el que tiene características que impiden el desarrollo de los distintos dermatofitos 5. Tiña capitis es la infección dermatofitica más común y cuya epidemiología varía en diferentes áreas geográficas, en todo el mundo. Puede ocurrir en forma esporádica o epidémica y se ha observado un aumento en su incidencia, en las últimas décadas en países del Mediterráneo, pero también en países limítrofes como Austria, Hungría, Alemania y Polonia 6, 9,12.
La onicomicosis de pie fue la segunda localización en frecuencia, situación que coincide con otros trabajos, donde ha aumentado en distintos grupos de edad, especialmente la provocada por M. canis 6,13,14. La prevalencia varía desde un 0,43% en una población urbana centroamericana, a un 3% en un trabajo en México o un 8 %  en Turquía 6,13,14M. canis usualmente no invade las uñas, por lo que se ha asociado al uso de corticoesteroides o al VIH SIDA 6, antecedentes no conocidos en los paciente de nuestra serie.  
El agente que con mayor frecuencia se aisló fue M. canis, agente zoonótico que tiene como principal reservorio a los gatos y perros domésticos. Es el más frecuente en Chile y Latinoamérica, al igual que en Europa Central y el Mediterráneo 1,15. En países como Francia o Reino Unido, además del aumento de las infecciones por Microsporum, han aumentado las tiñas capitis por Trichophyton tonsurans, T. soudanense y M. audouinii 15. El segundo agente fue M. gypseum, menos frecuente en otras latitudes, pero aislado con cierta frecuencia en nuestro medio 1. Es saprofítico del suelo y los casos de infección humana se han asociado a exposición laboral en zonas rurales, al entrar en contacto con suelo contaminado o con perros y gatos que al tocar su pelaje con el suelo, pueden colonizarse con éste 16. M. audouinii es originario de África y se ha aislado con baja frecuencia en Europa y Sudamérica 1,13,17. M. praecox se aisló en una ocasión en este trabajo y es un agente no conocido en nuestro país previamente, que se asocia a caballos y sus ambientes circundantes 18.

Los  médicos deben ser conscientes del amplio espectro clínico de las infecciones micóticas debido a Microsporum spp., de los cambios epidemiológicos y del tratamiento adecuado para así evitar errores en la identificación de la etiología fúngica y proporcionar a los pacientes, una terapia adecuada.

REFERENCIAS

1. Cruz R, Ponce E, Calderón  L, Delgado N, Vieille  P, Piontelli  E. Micosis superficiales en la ciudad de Valparaíso, Chile: Período 2007-2009. Rev Chil Infectol 2011; 28 (5): 404-409.

2. Velasco M, García-Melgares L, Gimeno E, Roche E, Vilata JJ. Dermatofitosis. En: Vilata JJ, Editor. Micosis Cutáneas. 1ra Ed. Madrid: Editorial Médica Panamericana 2006; 49-72.       

3. Moreno-Coutiño G, Palomares M, Fernández-Martínez R, Arenas R. Características morfológicas de 45 cepas de Microsporum canis. Rev Méx Mic 2009;  29: 31-35.

4. Makimura K, Tamura Y, Murakami A, Kano R, Nakamura Y, Hasegawa A y col. Cluster analysis of human and animal pathogenic Microsporum species and their teleomorphic states, Arthroderma species, based on the DNA sequences of nuclear ribosomal internal transcribed spacer 1. Microbiol Immunol 2001; 45 (3): 209-216.

5. Arenas R. Dermatofitosis. En: Arenas R, Ed. Micología Médica Ilustrada. Primera Edición. Ciudad de México: Editorial McGraw-Hill. 2004; 61-94.  

6. Skerlev M, Miklić P. The changing face of Microsporum spp. infections. Clin Dermatol 2010; 28:146-150.

7. Díaz MC,  Roessler P, Fich F, Gómez O, Ostornol P, Pérez L. Dermatofitosis. Etiología y susceptibilidad antifúngica “in vitro” en tres centros hospitalarios de Santiago (Chile). Bol  Micol 2002; 17: 101-107.

8. Alarcón R, Pérez M, Rodríguez M, Herlizt H, Solís F. Agentes etiológicos de dermatomicosis aislados en pacientes de la ciudad de Concepción y comunas circunvecinas 2006. Rev Chil Dermatol 2008; 24: 109-115.

9. Rippon JW. The changing epidemiology and emerging patterns of dermatophyte species. Curr Topics Med  Mycol 1985; 1: 208-234.

10. Martínez-Suárez H, Guevara-Carera N, Mena C, Valencia A, Araiza J,  Bonifaz A. Tiña de la cabeza. Reporte de 122 casos. Dermatol Cosmét Méd Quirúr 2007; 5: 9-14.

11. Brilhante RS, Cordeiro RA, Rocha MF, Monteiro AJ, Meireles TE, Sidrim JJ. Tinea capitis in a dermatology center in the city of Fortfaleza, Brazil: the role of Trichophyton tonsurans. Int J Dermatol 2004; 43: 575-579.

12. Ginter-Hanselmayer G, Weger W, Ilkit M, Smolle J. Epidemiology of tinea capitis in Europe: current state and changing patterns. Mycoses 2007; 50 (2): 6-13.

13. Arenas R. Onychomycosis. Clinico- epidemiological mycological and therapeutic aspects. Gac Med Méx 1990; 126: 84-89.

14. Tünzün Y, Mutlu H, Kotogyan A. Microsporum infections of the nails. Arch Dermatol 1980; 116: 620.

15. Segundo C, Martínez A, Arenas R, Fernández R, Cervantes R. Dermatomicosis por Microsporum canis en humanos y animales. Rev Iberoam Micol 2004; 21: 39-41.

16. Martínez E, Ameenb M, Tejadaa D, Arenas R. Microsporum spp. onychomycosis: disease presentation, risk factors and treatment responses in an urban population. Braz J Infect Dis 2014; 18(2): 181-186.

17. Donghi D, Hauser V, Bosshard F. Microsporum audouinii tinea capitis in a Swiss school: assessment and management of patients and asymptomatic carriers. Med Mycol 2011; 49: 324-328.

18. Piontelli E, Vivar V. Casos clínicos: Microsporum praecox y Acremonium strictum. Nuevos agentes de micosis cutáneas oportunistas en la zona central de Chile. Bol Micol 2007; 22: 55-63.

Referencias

REFERENCIAS

1. Cruz R, Ponce E, Calderón  L, Delgado N, Vieille  P, Piontelli  E. Micosis superficiales en la ciudad de Valparaíso, Chile: Período 2007-2009. Rev Chil Infectol 2011; 28 (5): 404-409.

2. Velasco M, García-Melgares L, Gimeno E, Roche E, Vilata JJ. Dermatofitosis. En: Vilata JJ, Editor. Micosis Cutáneas. 1ra Ed. Madrid: Editorial Médica Panamericana 2006; 49-72.       

3. Moreno-Coutiño G, Palomares M, Fernández-Martínez R, Arenas R. Características morfológicas de 45 cepas de Microsporum canis. Rev Méx Mic 2009;  29: 31-35.

4. Makimura K, Tamura Y, Murakami A, Kano R, Nakamura Y, Hasegawa A y col. Cluster analysis of human and animal pathogenic Microsporum species and their teleomorphic states, Arthroderma species, based on the DNA sequences of nuclear ribosomal internal transcribed spacer 1. Microbiol Immunol 2001; 45 (3): 209-216.

5. Arenas R. Dermatofitosis. En: Arenas R, Ed. Micología Médica Ilustrada. Primera Edición. Ciudad de México: Editorial McGraw-Hill. 2004; 61-94.  

6. Skerlev M, Miklić P. The changing face of Microsporum spp. infections. Clin Dermatol 2010; 28:146-150.

7. Díaz MC,  Roessler P, Fich F, Gómez O, Ostornol P, Pérez L. Dermatofitosis. Etiología y susceptibilidad antifúngica “in vitro” en tres centros hospitalarios de Santiago (Chile). Bol  Micol 2002; 17: 101-107.

8. Alarcón R, Pérez M, Rodríguez M, Herlizt H, Solís F. Agentes etiológicos de dermatomicosis aislados en pacientes de la ciudad de Concepción y comunas circunvecinas 2006. Rev Chil Dermatol 2008; 24: 109-115.

9. Rippon JW. The changing epidemiology and emerging patterns of dermatophyte species. Curr Topics Med  Mycol 1985; 1: 208-234.

10. Martínez-Suárez H, Guevara-Carera N, Mena C, Valencia A, Araiza J,  Bonifaz A. Tiña de la cabeza. Reporte de 122 casos. Dermatol Cosmét Méd Quirúr 2007; 5: 9-14.

11. Brilhante RS, Cordeiro RA, Rocha MF, Monteiro AJ, Meireles TE, Sidrim JJ. Tinea capitis in a dermatology center in the city of Fortfaleza, Brazil: the role of Trichophyton tonsurans. Int J Dermatol 2004; 43: 575-579.

12. Ginter-Hanselmayer G, Weger W, Ilkit M, Smolle J. Epidemiology of tinea capitis in Europe: current state and changing patterns. Mycoses 2007; 50 (2): 6-13.

13. Arenas R. Onychomycosis. Clinico- epidemiological mycological and therapeutic aspects. Gac Med Méx 1990; 126: 84-89.

14. Tünzün Y, Mutlu H, Kotogyan A. Microsporum infections of the nails. Arch Dermatol 1980; 116: 620.

15. Segundo C, Martínez A, Arenas R, Fernández R, Cervantes R. Dermatomicosis por Microsporum canis en humanos y animales. Rev Iberoam Micol 2004; 21: 39-41.

16. Martínez E, Ameenb M, Tejadaa D, Arenas R. Microsporum spp. onychomycosis: disease presentation, risk factors and treatment responses in an urban population. Braz J Infect Dis 2014; 18(2): 181-186.

17. Donghi D, Hauser V, Bosshard F. Microsporum audouinii tinea capitis in a Swiss school: assessment and management of patients and asymptomatic carriers. Med Mycol 2011; 49: 324-328.

18. Piontelli E, Vivar V. Casos clínicos: Microsporum praecox y Acremonium strictum. Nuevos agentes de micosis cutáneas oportunistas en la zona central de Chile. Bol Micol 2007; 22: 55-63.

Sea el primero en comentar este artículo

Deje su comentario

Su casilla de mail no será publicada.


*