Carcinoma Basocelular en región plantar. Reporte de un caso.

BASAL CELL CARCINOMA OF THE PLANTAR SURFACE OF THE FOOT. A CASE REPORT

Autores | Contacto

O Mora *, N Correa *, AC Romero-Piñeres **/****, S Morales *** y CA Castro ****

* Servicio de Dermatología. Hospital de San José. Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud. Bogotá D.C. Colombia.
** Médico Rural de Investigación. Semillero de Investigación. Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud. Bogotá D.C Colombia.
*** Servicio de Patología – Área de Dermato-Patología. Hospital de San José. Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud. Bogotá D.C Colombia.
**** División de Investigaciones. Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud. Bogotá D.C. Colombia.

Autor de Correspondencia: AC Romero-Piñeres

e-mail: acromero1@fucsalud.edu.co

Dirección: Carrera. 19 No. 8A – 32

Recibido: 22.03.2018.-
Aceptado para su Publicación:  23.10.2018.-

Ninguno de los autores declara conflicto de interés.

Dirección
Prof. Dr. Ricardo E. Achenbach

Resumen | Palabras Claves


RESUMEN

El carcinoma basocelular (CBC) es el tumor maligno de piel más frecuente (75% – 80%), localizado generalmente en zonas de exposición solar, aunque en algunos casos se presenta en áreas no fotoexpuestas (1%), lo que puede indicar la participación de otros factores etiológicos diferentes a la radiación ultravioleta. El CBC es de crecimiento lento, bajo potencial metastásico, pero localmente invasivo, por lo que es importante realizar un diagnóstico oportuno, conociendo las características clínicas e histológicas de esta entidad. Se presenta el caso de un paciente de 66 años, con una lesión en región plantar izquierda de dos años de evolución, evaluado por el Departamento de Dermatología, quienes confirman el diagnóstico de CBC nodular, mediante la realización de biopsia incisional y posterior resección con márgenes de seguridad de 4 mm. El CBC de localización plantar, a pesar de ser poco frecuente, debe sospecharse si se presenta una lesión tumoral, de evolución crónica.

PALABRAS CLAVE (DeCs): carcinoma basocelular, cáncer de piel, pie, tratamiento.

SUMMARY  

Basal Cell Carcinoma (BCC) is the most frequent malignant tumor (75% – 80%), generally located in sun-exposed areas, although some can occur in areas that are not (1 %).  The prior indicates that there are other factors involved in its etiology different from UV radiation. BCC is a slow growing tumor with poor metastatic potential but locally invasive, the reason why a prompt diagnosis is required, by knowing thoroughly its clinical and histopathological features.  We present the case of a sixty-six-year-old male patient referred to the dermatology department, with a two-year evolution lesion in the plantar surface of his left foot.  Diagnosis of nodular BCC is done through incisional biopsy and posterior resection is performed with a 4 mm safety margin.  Although plantar BCC is infrequent, it should always be suspected when finding a chronic tumoral lesion in this area.

KEY WORDS (MeSH): basal cell carcinoma, skin neoplasm, plantar surface, treatment.

Artículo | Referencias


INTRODUCCIÓN

El carcinoma basocelular (CBC), es el tumor maligno de piel más frecuente (75% -80%) 1, que se origina en las células basales de la epidermis y de la vaina radicular externa del pelo, a nivel del istmo inferior y de la protuberancia 2. En un 90% de los casos se presenta entre los 40 y 79 años de edad y afecta más a hombres que mujeres, con una relación 1.5:1 respectivamente 3. Se ubica en zonas fotoexpuestas en el 70 a 80% de los casos, como cabeza, cuello y tronco, siendo poco frecuente (<1%) en regiones plantares o sin exposición solar, en donde influyen otros factores etiológicos 1,4,5. Es un tumor de crecimiento lento, que rara vez hace metástasis, con un potencial invasor que puede ser variable 3, siendo la exposición solar crónica y el fototipo de la piel, los factores de riesgo más importantes para su desarrollo 4. De acuerdo con lo expresado anteriormente, se describe a continuación el caso de un paciente con diagnóstico de carcinoma basocelular, en región plantar izquierda.

CASO CLÍNICO

Se presenta el caso de un paciente masculino de 66 años, quien refiere un cuadro clínico de dos años de evolución, consistente en la aparición de una lesión tumoral sangrante, asociada a dolor, localizada en región plantar izquierda, que recibió tratamiento con solución queratolítica sin mejoría, aumentando su tamaño y ulcerándose. El paciente no mencionó antecedentes de importancia ni traumas, en la ubicación de la lesión. Clínicamente, se evidenciaba una placa tumoral, eritematosa, exofítica de aspecto cerebriforme, bordes regulares, con base pediculada de 29 x 25 mm de diámetro (Fig 1). Debido a su naturaleza y crecimiento progresivo se realizó biopsia incisional de la lesión, sospechando clínicamente la presencia de un tumor de origen ecrino (hidrocistoadenoma ecrino versus poroma ecrino). Posteriormente, el reporte de histopatología evidenció piel de características acrales, con una lesión que ulcera la superficie y se compone de nidos sólidos, algunos de patrón cribiforme constituidos por queratinocitos basales atípicos; la proliferación demuestra empalizadas periféricas y hendiduras estromales, concluyendo con el diagnóstico de: carcinoma basocelular (Fig 2). En consecuencia, se realizó una resección de la lesión con márgenes de seguridad de 4 mm. Luego del procedimiento quirúrgico, el paciente fue controlado al mes y a los tres meses, con evolución clínica satisfactoria (Fig 3).

DISCUSIÓN El carcinoma basocelular (CBC) es el tumor maligno cutáneo más frecuente, que se origina habitualmente en áreas con exposición solar crónica 6 y se localiza en el 70 – 80% de los casos en cabeza y cuello, seguido de tronco en un 25% y zonas sin fotoexposición como en pene, vulva, piel de la región perianal y extremidades en un 5% 1. Debido a la fotoexposición laboral sostenida o intermitente, antecedentes de quemaduras solares y por el uso de cabinas de bronceado, se ha duplicado el riesgo de incidencia de CBC, en menores de 40 años 2,3,7. Aunque la exposición solar, es el factor de riesgo más significativo en la presentación del CBC, en algunas ocasiones, puede presentarse en zonas no fotoexpuestas como en este caso, donde la lesión se localizaba en región plantar. La etiología en dicha localización anatómica es controvertida, pues estamos en presencia de una lesión en zona glabra; por esta razón, se deben tener en cuenta otras hipótesis como: la transformación maligna de células epiteliales inmaduras, análogas a las células germinales ecrinas, de las glándulas sudoríparas 4. El CBC tiene distintas formas clínicas de presentación, las que se clasifican en orden de frecuencia de la siguiente manera: el CBC nodular (50% – 80%), se presenta como una lesión papular o nodular, perlada, de bordes bien definidos, con telangiectasias, con o sin presencia de ulceración, siendo más frecuente en áreas fotoexpuestas en un 85% a 90%, seguido del CBC superficial (30%), caracterizado por una placa eritematosa poco indurada, con predominio en tronco. En un 5% se encuentra el CBC morfeiforme o esclerosante, que se caracteriza por una placa esclerótica e indurada, de coloración blanco-amarillenta o rosada y en la histopatología en un porcentaje aún menor, se encuentra el CBC micronodular, infiltrativo y basoescamoso, siendo estas últimas variantes las más agresivas de CBC con alta tasa de recurrencia  1,3,8. En relación con el caso clínico, el paciente debutó con el tipo histológico más frecuente de CBC, a pesar que éste se presenta principalmente en áreas fotoexpuestas. El CBC plantar, debido a su localización poco frecuente, se puede confundir con traumas, condiciones inflamatorias, queratosis plantar, infecciones de origen bacteriano, viral o fúngica e incluso con otros tumores malignos de origen variado 4. Los diagnósticos diferenciales de tumores malignos en región plantar, deben realizarse con el carcinoma escamocelular (CEC) y el melanoma maligno (MM), los que en un estudio japonés, fueron comparados en cuanto a la frecuencia de presentación en dicha localización, evidenciando que el más frecuente fue el MM en un 50.4%, seguido del CEC en un 7.8% y en menor frecuencia el CBC en un 1.1% 9.

Para la confirmación diagnóstica, la literatura describe una proliferación de queratinocitos desde las células basales de la epidermis, asociada a núcleos evidentes hipercromáticos, redondeados con citoplasma escaso, evidenciando en algunos casos puentes intercelulares y abundantes células apoptóticas, la que fue similar a la reportada en este caso 10-12. Desde el punto de vista histopatológico, el principal diagnóstico diferencial del CBC, debe realizarse con el poroma ecrino 13, como el presente caso, que fue una de las impresiones diagnósticas iniciales, en el que, a diferencia del CBC se observan cordones y amplias columnas de células basaloides uniformes, que se extienden hacia la dermis desde la capa basal de la epidermis; sus células son más pequeñas y están bien delimitadas de las células epidérmicas no tumorales con las que están en contacto; además, se observa una formación de pequeños ductos con sutiles dobles contornos celulares 14.

El tratamiento del CBC, depende del tamaño tumoral, la ubicación y del patrón histopatológico,11,12, por lo que se encuentran diversas opciones como: escisión quirúrgica, curetaje, cirugía micrográfica de Mohs, radioterapia o tratamiento médico con 5-fluorouracilo tópico o imiquimod, en los CBC superficiales. La resección quirúrgica convencional, es una de las técnicas más utilizadas en lesiones circunscritas y se recomienda realizar escisión con márgenes de 4 mm 3,4, los que han demostrado una eliminación completa del tumor en el 95% de los casos. En cuanto al pronóstico, el CBC generalmente se comporta como benigno, ya que, es un tumor de crecimiento lento (aproximadamente 0.5 cm por año) 12, con reportes de mortalidad inferiores al 0,1% 8 y una incidencia de metástasis menor al 0.5% 1. Sin embargo, en los casos que existe un componente infiltrativo, el tumor afecta todos los tejidos subyacentes, causando morbilidad local significativa, requiriendo la realización de un diagnóstico adecuado y oportuno 8. En este caso, el paciente fue sometido a una resección quirúrgica, teniendo en cuenta los márgenes de seguridad, en concordancia a lo descrito en la literatura.

En conclusión, el carcinoma basocelular es el tumor maligno cutáneo más frecuente y aunque su localización en región plantar es de baja incidencia, debe tenerse en cuenta en áreas no fotoexpuestas. Es importante conocer sus características clínicas e histológicas, con el fin de optimizar su diagnóstico temprano y ofrecer un tratamiento oportuno, lo que es esencial para el pronóstico del paciente, ya que, a pesar de ser un tumor con bajo potencial metastásico, de crecimiento lento, es localmente invasivo.

 

 

Fig 1: lesión tumoral, placa eritematosa exofítica de aspecto cerebriforme, de bordes regulares, con base pediculada de 29 x 25 mm de diámetro, localizada en arco plantar izquierdo.

 

Fig 2: A y B. En las fotomicrografías a 100 y 200X se observa piel acral, con una lesión tumoral de queratinocitos basales atípicos, que ulcera la superficie y se compone de nidos sólidos algunos de patrón cribiforme; hay empalizadas periféricas (flechas negras) y hendiduras estromales (flecha punteada).

 

Fig 3: A. Control posoperatorio al mes del procedimiento, se evidencia úlcera con bordes necróticos eritematosos con fondo hemático y escaso tejido de granulación, localizada en arco plantar izquierdo (flechas negras). B. Control posoperatorio al mes tres del procedimiento, se evidencia cicatriz eutrófica, con leve descamación y eritema en la periferia, localizada en arco plantar izquierdo (flechas negras).

REFERENCIAS

  1. Seum Chung. Basal cell carcinoma. Arch Plast Surg 2012; 39 (2):166-170. doi:10.5999/aps.2012.39.2.166.
  2. Gubiani ML. Lesión crónica en región plantar. Argent Dermatol 2012; 18: 68-71.
  3. Telich-Tarriba JE, Plata AM, Baldín AV y Apellaniz-Campo A. Diagnóstico y tratamiento de los tumores malignos de piel. Acta Med 2017; 15 (2):154-160.
  4. Hone NL, Grandhi R e Ingraffea A. Basal cell carcinoma on the sole: An easily missed cancer. Case Rep Dermatol 2016; 8 (3): 283-286. doi:10.1159/000450697.
  5. Abeldaño A, Hernández MI, Demarchi M, Cedeño LP, Brea P y col. Carcinoma basocelular de localización infrecuente. Dermatol Argent 2010;16 (1): 23-33.
  6. Reyes MV, Pascualini MF, Valente E, Kurpis M y Ruiz-Lizcano A. Carcinomas basocelulares de localización infrecuente: presentación de cuatro casos. Argent Dermatol. 2011; 61 (4): 7-11
  7. Garcias-Ladaria J y col. Carcinoma basocelular en pacientes jóvenes. Actas Dermosifiliogr 2016. http://dx.doi.org/10.1016/j.ad.2016.10.012.
  8. Miot HA y Chinem VP. Epidemiology of basal cell carcinoma. An Bras Dermatol 2011; 86 (2): 292-305.
  9. Tada M y Miki Y. Malignant skin tumors among dermatology patients in university hospitals of Japan. J Dermatol 1984; 11 (4): 313-321.
  10. Coulter S. Basal Cell Carcinoma. J Natl Compr Canc Netw 2010; 8: 836-864.
  11. Frankel A y Goldenberg G. Presentations and Treatment of Basal Cell Carcinoma: A Review. Euro J Dermatol 2010; 20 (3): 276-826.
  12. Alcalá PD y col. Correlación clínica, histológica y dermatoscópica del carcinoma basocelular. Rev Cent Dermatol Pascua 2013; 22: 5-14.
  13. Betti R, Facchetti M, Menni S y Crosti C. Basal cell carcinoma of the sole. J Dermatol 2005; 32 (6): 450-453.
  14. Patterson JW. Weedon’s Skin Pathology. Sección Séptima. Tumores. London. Cuarta Edición. 2016; 804.

 

 

Referencias

REFERENCIAS

  1. Seum Chung. Basal cell carcinoma. Arch Plast Surg 2012; 39 (2):166-170. doi:10.5999/aps.2012.39.2.166.
  2. Gubiani ML. Lesión crónica en región plantar. Argent Dermatol 2012; 18: 68-71.
  3. Telich-Tarriba JE, Plata AM, Baldín AV y Apellaniz-Campo A. Diagnóstico y tratamiento de los tumores malignos de piel. Acta Med 2017; 15 (2):154-160.
  4. Hone NL, Grandhi R e Ingraffea A. Basal cell carcinoma on the sole: An easily missed cancer. Case Rep Dermatol 2016; 8 (3): 283-286. doi:10.1159/000450697.
  5. Abeldaño A, Hernández MI, Demarchi M, Cedeño LP, Brea P y col. Carcinoma basocelular de localización infrecuente. Dermatol Argent 2010;16 (1): 23-33.
  6. Reyes MV, Pascualini MF, Valente E, Kurpis M y Ruiz-Lizcano A. Carcinomas basocelulares de localización infrecuente: presentación de cuatro casos. Argent Dermatol. 2011; 61 (4): 7-11
  7. Garcias-Ladaria J y col. Carcinoma basocelular en pacientes jóvenes. Actas Dermosifiliogr 2016. http://dx.doi.org/10.1016/j.ad.2016.10.012.
  8. Miot HA y Chinem VP. Epidemiology of basal cell carcinoma. An Bras Dermatol 2011; 86 (2): 292-305.
  9. Tada M y Miki Y. Malignant skin tumors among dermatology patients in university hospitals of Japan. J Dermatol 1984; 11 (4): 313-321.
  10. Coulter S. Basal Cell Carcinoma. J Natl Compr Canc Netw 2010; 8: 836-864.
  11. Frankel A y Goldenberg G. Presentations and Treatment of Basal Cell Carcinoma: A Review. Euro J Dermatol 2010; 20 (3): 276-826.
  12. Alcalá PD y col. Correlación clínica, histológica y dermatoscópica del carcinoma basocelular. Rev Cent Dermatol Pascua 2013; 22: 5-14.
  13. Betti R, Facchetti M, Menni S y Crosti C. Basal cell carcinoma of the sole. J Dermatol 2005; 32 (6): 450-453.
  14. Patterson JW. Weedon’s Skin Pathology. Sección Séptima. Tumores. London. Cuarta Edición. 2016; 804.

Sea el primero en comentar este artículo

Deje su comentario

Su casilla de mail no será publicada.


*