Neurofibromatosis: Caso clínico presentación poco habitual. Oportunidad diagnóstica familiar.

NEUROFIBROMATOSIS: RARE CLINICAL CASE PRESENTATION. FAMILY DIAGNOSTIC OPPORTUNITY

Autores | Contacto

Ortiz S 1 , Pérez Marra S 2 , Picón MA 3, González VA 4 , Wohlmuth Sibyla 5.

Médica concurrente servicio de Dermatología. Especialista en Emergentología. Hospital Pedro Moguillansky. Cipolletti. Rio Negro. Argentina.
Medica Especialista en Dermatología. Hospital Pedro Moguillansky. Cipolletti. Rio Negro. Argentina.
Especialista Anatomopatóloga. Hospital Pedro Moguillansky. Cipolletti. Rio Negro. Argentina.
Especialista Anatomopatóloga. Hospital Castro Rendón. Neuquén. Argentina
Medica.  Especialista en Dermatología. Hospital Pedro Moguillansky. Cipolletti. Rio Negro. Argentina.

Hospital Pedro Moguillansky, Cipolletti. Rio Negro.Argentina
Naciones Unidas y Venezuela. Cipolletti. Rio Negro.Argentina CP. 8324.
Contacto: Susana Ortiz
Email: susynqn@hotmail.com.ar

Recibido: 05/10/2018
Recibido primer Corrector:  05/01/2020
Recibido segundo corrector: 19/09/2020
Aceptado para su Publicación: 28/11/2020

Los autores declaramos no poseer ningún tipo de conflicto de interés

Resumen | Palabras Claves

RESUMEN:

La Neurofibromatosis (NF) es una genodermatosis autosómica dominante. La literatura reconoce varios síndromes clínicos diferentes dentro de los cuáles se describen tres formas principales: Neurofibromatosis tipo 1, Neurofibromatosis tipo 2 y Schwanomatosis. La más común de las tres es la NF1. Con una incidencia de 1 en 3000 y una penetrancia del 100% presenta amplio espectro de manifestaciones clínicas. Nosotros presentamos un caso de sexo femenino que consulta inicialmente por dolor relacionado a una lesión compatible con neuro fibroma con componente epidérmico y subcutáneo. Sin diagnóstico previo de la enfermedad a los 33 años, logramos la correspondiente captación de todos los integrantes de su familia quienes tampoco tenían diagnóstico.

PALABRAS CLAVE: Genodermatosis, Neurofibromatosis, schwanomatosis, autosómica dominante, neurofibroma.

ABSTRACT:

Neurofibromatosis is an autosomal dominant genodermatosis. The literature recognizes several different clinical syndromes within which three main forms are described: Neurofibromatosis type 1, Neurofibromatosis type 2 and Schwanomatosis. The most common of the three is NF1. With an incidence of 1 in 3000 and a penetrance of 100%, it presents a broad spectrum of clinical manifestations. We present a female case that initially consulted for pain related to a lesion compatible with neurofibroma with an epidermal and subcutaneous component. Without previous diagnosis of the disease at 33 years, we were able to diagnose all the members of his family, who also had no diagnosis.

KEY  WORDS: Genodermatosis, neurofibromatosis, schwanomatosis, autosomal dominant, neuro fibroma.

Artículo

Descargar archivo PDF aquí

INTRODUCCIÓN:

Se describen tres formas principales de las neurofibromatosis clínica y genéticamente distintas: neurofibromatosis tipos 1 y 2 (NF1 y NF2) y schwannomatosis.

Neurofibromatosis tipo 1 (NF1), conocida como enfermedad de Von Recklinghausen, es el tipo más común. Característicamente presenta múltiples máculas café con leche y neuro fibromas.  Se llama NF1 segmentaria cuando las características clínicas se limitan a un área del cuerpo. Es un trastorno genético autosómico dominante con una incidencia de aproximadamente 1 en 2600 a 3000 individuos1,2. Aproximadamente la mitad de los casos son familiares (hereditario). El resto es el resultado de mutaciones de novo (esporádicas)2. Las mutaciones de novo ocurren principalmente en cromosomas derivados del padre, y la probabilidad de NF1 de novo aumenta con la edad paterna avanzada 3. La incidencia de NF1 segmentaria se estima en 1 en 36,000 a 40,000 4. La NF1 se debe a mutaciones en el gen NF1, ubicado en el cromosoma 17q11.2 5. La neurofibromina, el producto proteico codificado por el gen, se expresa en muchos tejidos incluidos el cerebro, el riñón, el bazo y el timo 6. La neurofibromina es un importante regulador negativo de una vía clave de transducción de señales en las células, la vía Ras, que transmite señales mitogénicas al núcleo. La pérdida de neurofibromina conduce a niveles aumentados de Ras activado (unido a GTP), y por lo tanto aumenta la señalización mitogénica, entonces las mutaciones en el gen NF1 dan como resultado la pérdida de producción o la función reducida de la proteína (supresor tumoral), lo que causa un amplio espectro de hallazgos clínicos, incluidos los tumores asociados con NF1 6.  La gravedad y las manifestaciones específicas del trastorno varían entre las personas afectadas dentro de la misma familia y de una familia a otra 7.

Neurofibromatosis tipo 2 (NF2) es un síndrome hereditario dominante que predispone a múltiples tumores del sistema nervioso 1-3. Los más comunes son los schwannomas vestibulares bilaterales; los meningiomas intracraneales y espinales y los tumores de la columna vertebral. Las mutaciones en el gen NF2 que se encuentra en el cromosoma 22 4 es la causa de la enfermedad.

El gen NF2 produce merlina, un supresor tumoral también conocido como schwannomina, una proteína relacionada con la membrana celular que actúa como un supresor tumoral 5.6.

Aunque originalmente se pensó que la neurofibromatosis tipo 2 (NF2) era extremadamente rara, el uso de criterios clínicos detallados para identificar estos casos sumado al reconocimiento de que más de la mitad de los casos representan mutaciones de novo y ocurren en ausencia de una historia familiar positiva, así como el uso de pruebas moleculares para identificar mutaciones dentro del gen NF2, han llevado a un mayor reconocimiento de este síndrome1. Algunos estudios, uno de Inglaterra y el otro de Finlandia, encontraron que la incidencia de NF2 puede ser tan alta como 1 en 25,000 8.9.

La schwannomatosis es un trastorno poco común, con una incidencia anual estimada en 0.58 casos por 10000001. Un estudio clínico y patológico a finales de la década de 1990 de pacientes con schwannomas múltiples en ausencia de schwannomas vestibulares, llevó al reconocimiento de que la schwannomatosis era una entidad distinta de NF210.  El gen supresor tumoral SMARCB1 sería el predisponente para desarrollar la enfermedad 5 que se caracteriza por presentar múltiples schwannomas no cutáneos en ausencia de schwannomas vestibulares bilaterales.

OBJETIVO

Presentar caso clínico dermatológico de una genodermatosis de escasa consulta en nuestro hospital, lo que constituye una oportunidad diagnóstica familiar ante una enfermedad autosómica dominante con una penetrancia del 100 %, con inferencias de importancia para el resto de la familia afectada.

METODO

Se realizó detección del caso con historia clínica completa, recopilación de estudios complementarios. Búsqueda de bibliografía y correlato de los hallazgos clínicos.

CASO CLINICO

Femenina de 33 años; consulta por lesión en región lumbar izquierda, de varios años de evolución. En los últimos dos meses notó aumento de tamaño, en superficie y en profundidad. Se acompaña de dolor.  No refiere antecedentes patológicos propios ni familiares.

Al examen, presenta placa de superficie en empedrado, eritematosa con bordes irregulares, de 11 cm aproximadamente de ancho (Foto N°1). Sobre la placa presenta dos lesiones tumorales de consistencia blanda y compresibles con una pequeña umbilicación central (FotoN°2). La lesión descripta asienta sobre otra lesión macular pigmentada tipo café con leche, de unos 15 cm en su mayor longitud. Se localiza mayormente en región lumbar izquierda. A la palpación, cerca del borde inferior, se palpa un nódulo fusiforme subcutáneo duro, elástico, doloroso, sin adherencias a planos profundos ni superficiales. Al principio nos ocupamos de un síntoma prioritario, el dolor, pues la paciente ha referido limitación de sus actividades por la intensidad de este.

Neurofibromatosis - Imagen 01
Foto 1. Lesión en región lumbar. Al momento de la primera consulta
Neurofibromatosis - Imagen 02
Foto 2. Lesiones tumorales sobre placa en empedrado eritematosa

Se solicitó ecografía de partes blandas la cual informó: “Imagen ovoidea de bordes netos, de 18 x 17mm, con eco de estructura sólida, flujo vascular presente, situada en tejido celular subcutáneo compatible con adenopatía.” Fue derivada a cirugía general con indicación de realizar biopsia escisional de piel y de nódulo subcutáneo.

El informe de anatomía patológica de la lesión subcutánea informó: “proliferación de células ahusadas, con mínimo pleomorfismo nuclear y bajo índice mitótico”. (Foto N°3) Planteando diagnóstico diferencial entre fibrosarcoma versus fibromatosis profunda. La inmunomarcación informó: “proliferación fusocelular benigna bien delimitada (Foto N°4); Desmina no reactiva, S100 Positivo (Foto N°5), CD34 Positivo focal (Foto N°6). Hallazgos histológicos e inmunohistoquímicos compatibles con NEUROFIBROMA.

Neurofibromatosis - Imagen 03
Foto 3 Anatomía patológica. Tinción de hematoxilina y eosina. Células ahusadas (fibroarcoma vs neurofibroma) Dra Picón
Neurofibromatosis - Imagen 04
Foto 4 Proliferacion fusocelular bien delimitada. HyE a 10x y 20x. Dra V González
Neurofibromatosis - Imagen 05
Foto 5. Inmunohistoquimica S100 positivo. Dra V González
Neurofibromatosis - Imagen 06
Foto 6. Inmunohistoquimica CD34 positivo focal. Dra V González.

Con el diagnóstico histopatológico se re interroga a la paciente.  Refirió tener desde nacimiento una gran mancha café con leche en zona lumbar y en región lateral de cuello y pequeñas manchas en ambas regiones axilares. Surge en interrogatorio que su hermana, papá y tíos paternos también presentan máculas café con leche.  Su hija y las hijas de su hermana presentan manchas de iguales características.

Decidimos completar estudios con resonancia magnética de tórax, abdomen y pelvis. Como único dato positivo se mencionan estructuras ganglionares inespecíficas en cadenas ilíacas y femorales bilaterales de aspecto francamente inespecífico.

Fue derivada a oftalmología y neurología. Se citó al resto del grupo familiar

Luego de varios meses concurre a nueva consulta, refiriendo no haber podido completar los estudios y las interconsultas. Describe aumento del dolor lumbar, con algo de impotencia funcional. En esta consulta se toman fotos de la lesión (Foto N°7) y del resto de las lesiones informadas que hacen al diagnóstico clínico de Neurofibromatosis (Fotos N° 8).  Evaluada por oftalmología, se objetivó la presencia de más de dos nódulos de Lisch.

Neurofibromatosis - Imagen 07
Foto 7. Neurofibroma con componente epidérmico y subcutáneo
Neurofibromatosis - Imagen 08
Foto 8. Paciente caso clínico. 33 años. Múltiples máculas café con leche de distinto tamaño y ubicación

Pudimos evaluar en esta instancia a cuatro miembros de su familia.

Hija de 5 años: quién presenta múltiples manchas café con leche desde el nacimiento, las cuales fueron aumentando de tamaño (Foto N°9).  Sin ningún otro dato relevante en el examen; realizó controles habituales de salud, nunca fue informada respecto a la relación de las manchas con un cuadro patológico.

Neurofibromatosis - Imagen 09
Foto 9. Hija de la paciente 5 años. Múltiples manchas café con leche

Hermana de 23 años: se constata la presencia de manchas café con leche, ella describe tenerlas desde el nacimiento. Reconoce el crecimiento de “lunares”, cuyo número aumentó durante los embarazos (Foto N°10).  Sabe que toda su familia paterna tiene lesiones similares, pero nunca lo atribuyeron a una situación patológica. Sus tres hijos de 6, 5 y 2 años también presentan múltiples maculas café con leche.

Neurofibromatosis - Imagen 10
Foto 10. Hermana de la paciente, 23 años.  A) Signo de Crowe (pecas intertriginosas).  B) Múltiples manchas café con leche y neurofibromas epiteliales. C) Anomalías esqueléticas tibiales.

El padre de 65 años presenta múltiples maculas café con leche desde el nacimiento, además de lesiones algo sobre elevadas de consistencia blanda compresibles, compatibles con neuro fibromas epiteliales. Múltiples lesiones nodulares, subcutáneas, de consistencia duro-elástica dolorosas a la palpación en región lateral de abdomen que podrían corresponder a neuro fibromas subcutáneos. En muslo izquierdo presenta una gran lesión tumoral, dando mayor volumen al miembro inferior izquierdo comparado con muslo derecho. Podría corresponder a neuro fibroma plexiforme (Foto N°11). Como antecedente presenta maculopatía pigmentaria desde los 40 años. En evaluación oftalmológica durante esta consulta se objetivó presencia de nódulos de Lisch.

 

Neurofibromatosis - Imagen 11
Foto 11. Padre de la paciente, 65 años. A) Tubérculo. B) y C) Lesión tumoral en muslo. Probable neurofibroma plexiforme.

DISCUSIÓN

La Neurofibromatosis 1 rara vez se diagnostica al nacer, porque la mayoría de los signos y síntomas asociados a la enfermedad se desarrollan más tarde.  El diagnóstico de NF1 puede realizarse en aproximadamente el 95% de los niños de 6 años afectados, utilizando los criterios diagnósticos del consenso NIH (National Institutes of Health1. Se requieren dos o más criterios para establecer el diagnóstico clínico. (Cuadro N°1).

La NF1 es un trastorno multisistémico que afecta principalmente a la piel y sistema nervioso.

Las manifestaciones específicas del trastorno varían entre las personas afectadas, dentro de la misma familia y de una familia a otra.7

Máculas cafés con leche: las máculas se aprecian uniformemente hiperpigmentadas, aparecen durante el primer año después del nacimiento y generalmente aumentan durante la primera infancia. El número de máculas café con leche se estabiliza con el tiempo. No son exclusivas de la NF1 pueden estar presentes en otras genodermatosis.16-18

Se requieren dos o más
1.    Seis o más manchas cafés con leche de más de 5mm de diámetro en prepúberes y de más de 15mm Diam en post púberes
2.    Dos o más neuro fibromas de cualquier tipo o un neuro fibroma plexiforme
3.    Pecas en las regiones axilar o inguinal
4.    Glioma óptico
5.    Dos o más nódulos de Lisch en el iris
6.    Una lesión ósea distintiva (displasia del esfenoides displasia de huesos largos, pseudoartrosis)
7.    Un familiar de primer grado con NF1 según estos criterios

 

Cuadro N° 1. Criterios diagnósticos para neurofibromatosis tipo 1

Pecas axilares o intertriginosas: presentes en niños menores de 6 años, son pequeñas máculas de 1 a 5 mm de diámetro normalmente en zonas no foto expuestas. La localización en axilas se ha denominado signo de Crowe.18 (Foto N°9 y 10).

Neuro fibromas: son tumores benignos de la vaina del nervio periférico que están compuestos por una mezcla de células de Schwann, fibroblastos, células peri neurales y mastocitos. Pueden localizarse en la piel (neuro fibromas cutáneos), a lo largo de los nervios periféricos debajo de la piel o dentro del cuerpo, y a lo largo de las raíces nerviosas adyacentes a la columna vertebral. El número y el tamaño de todos los tipos de neuro fibromas pueden aumentar durante el embarazo.  Investigaciones recientes han demostrado que el 75% de los neuro fibromas llevan receptores de progesterona.12

Los neuro fibromas cutáneos son el tipo más común. Consisten en tumores blandos, carnosos, sésiles o pedunculados (Foto N°2). Se mueven con la piel en el examen y no son sensibles.

Algunos se encuentran dentro de la dermis, a la inspección, puede considerarse una placa arciforme, si se logra palpar, y de notarse desarrollo en profundidad, podría denominarse tubérculo; luego del estudio histopatológico confirmando el neurofibroma, su denominación es tumor blando en la piel, a menudo con una coloración violácea suprayacente (Foto N°11 a). El prurito asociado con el crecimiento acelerado de neuro fibromas puede ser un síntoma dominante.5

Neuro fibromas nodulares son lesiones pequeñas que pueden crecer debajo de la piel, como masas firmes y gomosas que pueden ser sensibles o que se presentan más profundamente dentro del cuerpo. Algunos pueden agrandarse hasta el punto en que comprimen las estructuras circundantes o causan dolor, pero no tienden a invadir los tejidos circundantes, como los neuro fibromas plexiformes. Y pueden transformarse en un tumor de estirpe agresiva. 5

Los neuro fibromas plexiformes son una causa importante de morbilidad, y los neuro fibromas plexiformes sintomáticos se asocian con una mayor mortalidad,13 pueden comprimir las vías respiratorias o la médula espinal y pueden transformarse en tumores malignos de la vaina de los nervios periféricos. La característica más común de la transformación maligna de un neuro fibroma plexiforme existente es una lesión dolorosa y en expansión.5

Nódulos de Lisch: son hamartomas del iris, de color tostado. Estos no afectan la visión de ninguna manera. Su hallazgo es útil tanto para establecer un diagnóstico de NF1 en un niño como para determinar si un padre se ve afectado. Estas lesiones se detectan en menos del 10% de los niños afectados menores de seis años, pero se observan en más del 90% de los adultos.

Gliomas de la vía óptica: se producen en el 15% de los niños menores de seis años con NF1.5 Raramente ocurren en niños mayores y adultos. Los gliomas ópticos son típicamente astrocitomas de bajo grado.14 Pueden surgir en cualquier lugar a lo largo de la vía visual anterior a las radiaciones ópticas e involucrar a los nervios ópticos, el quiasma y los tractos ópticos posquiasmáticos. Los síntomas y signos de un glioma de la vía óptica pueden incluir disminución de la agudeza visual o visión del color, función pupilar anormal, proptosis y atrofia del nervio óptico. Aunque los gliomas asociadas a NF1 no progresan a malignidad, los adultos jóvenes con NF1 son propensos al desarrollo de gliomas malignos. 17

Displasia ósea larga y pseudoartrosis: las anomalías óseas en NF1 incluyen pseudoartrosis y displasia ósea, que forman parte del Consenso de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos (NIH) la displasia ósea de huesos largos se presenta típicamente en lactantes o niños pequeños como arqueamiento anterolateral de la tibia, que progresa a estrechamiento del conducto medular, engrosamiento cortical y fractura. Pueden presentar también baja estatura, escoliosis, fibromas no osificante y osteoporosis.12 14

Describimos aquí solo las lesiones incluidas en los criterios diagnósticos, pero cabe destacar que son múltiples los signos y síntomas acompañantes multisistémicos

Según un estudio aproximadamente el 46% de los casos esporádicos de NF1 no cumplen con los Criterios de diagnóstico de NIH antes de 1 año. Casi todos los pacientes con NF1 cumplen con los criterios de diagnóstico a los 8 años, y todos lo hacen a los 20 años. El orden usual de aparición de las características clínicas enumeradas como criterios NIH es máculas cafés con leche, pecas axilares, nódulos de Lisch y neuro fibromas. El glioma óptico sintomático generalmente se diagnostica a los 3 años, y las lesiones óseas características suelen aparecer durante el primer año de vida. 15

CONCLUSION

La neurofibromatosis es una genodermatosis de amplia variedad clínica, pero de características distintivas. En nuestra paciente pudimos constatar 6 de los 7 criterios diagnósticos, pero de forma retrospectiva, ya que en la consulta inicial dominó el síntoma dolor y no fue advertida la multiplicidad de signos clínicos presentes. Lo importante de este caso para nosotros es que fue una importante oportunidad para la familia obtener el diagnóstico, lograr los controles y seguimientos interdisciplinarios, sobre todo para los miembros menores de la familia a quienes podrán detectar precozmente las distintas complicaciones de la enfermedad y obtener un asesoramiento genético, por tratarse de una enfermedad autosómica dominante con alta penetrancia. En cuanto a la referencia bibliográfica pudimos correlacionar la mayoría de las características de la enfermedad al poder evaluar a cuatro miembros afectados de una familia con distintas edades y distintas manifestaciones clínicas de la misma enfermedad.  

Referencias

REFERENCIAS:

  1. Lammert M, Friedman JM, Kluwe L, Mautner VF. Prevalence of neurofibromatosis 1 in German children at elementary school enrollment. Arch Dermatol 2005; 141:71.
  2. Evans DG, Howard E, Giblin C, et al. Birth incidence and prevalence of tumor-prone syndromes: estimates from a UK family genetic register service. Am J Med Genet A 2010; 152A:327.
  3. Stephens K, Kayes L, Riccardi VM, et al. Preferential mutation of the neurofibromatosis type 1 gene in paternally derived chromosomes. Hum Genet 1992; 88:279.
  4. Ruggieri M, Huson SM. The clinical and diagnostic implications of mosaicism in the neurofibromatoses. Neurology 2001; 56:1433.
  5. Listernick R. y Charrow J. Las Neurofibromatosis. En Goldsmith. Katz. Gilchrest. Paller. Lefell. Fitzpatrick Dermatologia en Medicina General. Octava Edición. Ed Médica Panamericana. España. 2014. Capítulo 141; 1680-1690.
  6. Feldkamp MM, Gutmann DH, Guha A. Neurofibromatosis type 1: piecing the puzzle together. Can J Neurol Sci 1998; 25:181.
  7. Easton DF, Ponder MA, Huson SM, Ponder BA. An analysis of variation in expression of neurofibromatosis (NF) type 1 (NF1): evidence for modifying genes. Am J Hum Genet 1993; 53:305
  8. Evans DG, Moran A, King A, et al. Incidence of vestibular schwannoma and neurofibromatosis 2 in the North West of England over a 10-year period: higher incidence than previously thought. Otol Neurotol 2005; 26:93
  9. Antinheimo J, Sankila R, Carpén O, et al. Population-based analysis of sporadic and type 2 neurofibromatosis-associated meningiomas and schwannomas. Neurology 2000; 54:71.
  10. MacCollin M, Woodfin W, Kronn D, Short MP. Schwannomatosis: a clinical and pathologic study. Neurology 1996; 46:1072.
  11. Allevato MA. Neurofibromatosis. Act Terap Dermatol 2005; 28: 420-425
  12. McLaughlin ME, Jacks T. Progesterone receptor expression neurofibromas. Cancer Res 2003; 63:752–755.
  13. Prada CE, Rangwala FA, Martin LJ, et al. Pediatric plexiform neurofibromas: impact on morbidity and mortality in neurofibromatosis type 1. J Pediatr 2012; 160:461.
  14. Listernick R, Ferner RE, Liu GT, Gutmann DH. Optic pathway gliomas in neurofibromatosis 1: controversies and recommendations. Ann Neurol 2007; 61:189.
  15. DeBella K, Szudek J, Friedman JM. Use of the national institutes of health criteria for diagnosis of neurofibromatosis 1 in children. Pediatrics 2000; 105:608.
  16. Ben-Shachar S, Dubov T, Toledano-Alhadef H, et al. Predicting neurofibromatosis type 1 risk among children with isolated café-au-lait macules. J Am Acad Dermatol 2017; 76:1077.
  17. Campian J, Gutmann DH. CNS Tumors in Neurofibromatosis. J Clin Oncol. 2017 Jul 20;35(21):2378-2385. doi: 10.1200/JCO.2016.71.7199. Epub 2017 Jun 22. PMID: 28640700; PMCID: PMC5516481.
  18. Hernández-Martín A, Duat-Rodríguez A. An Update on Neurofibromatosis Type 1: Not Just Café-au-Lait Spots, Freckling, and Neurofibromas. An Update. Part I. Dermatological Clinical Criteria Diagnostic of the Disease. Actas Dermosifiliogr. 2016 Jul-Aug;107(6):454-64. English, Spanish. doi: 10.1016/j.ad.2016.01.004. Epub 2016 Mar 12. PMID: 26979265.
Please follow and like us:

Sea el primero en comentar este artículo

Deje su comentario

Su casilla de mail no será publicada.


*